10 consejos para superar la cuesta de enero

Regalos navideños, cenas de empresa, fiestas de Nochevieja, viajes en el puente de diciembre y en los días festivos de final de año, la compra de las grandes comidas familiares… Diciembre viene cargado de gastos y su consecuencia llega al mes siguiente: la cuesta de enero es un periodo que todos los ciudadanos sufren, independientemente de su poder adquisitivo. Por ello, en este post de creditocajero.es te presentamos 10 consejos para prevenir y superar las dificultades de este mes.

consejos para superar la cuesta de enero

Presupuesto previo en diciembre

Las primeras medidas para que la cuesta de enero no sea un quebradero de cabeza son de prevención. Para ello, deberás elaborar un presupuesto previo, a ser posible en el mes de diciembre o antes. En esa planificación deberás establecer de cuánto dinero dispones para los diferentes tipos de gasto: compras, ocio, gastos fijos irrenunciables… Y aunque parezca una obviedad, la clave del éxito está en respetar ese presupuesto.

Posponer pagos fijos

Otra medida inteligente para prevenir los efectos de la cuesta de enero es cambiar de mes los principales gastos fijos anuales. Hablamos, por ejemplo, del seguro del coche, el seguro del hogar o gastos similares, que hay que afrontar una vez al año. Mejor establecer su fecha de pago en meses más ‘tranquilos’, económicamente hablando.

Fraccionar pagos grandes

Si la opción de posponer los grandes pagos no se puede llevar a cabo, seguro que sí se puede negociar con el proveedor un fraccionamiento del pago. De esta manera se puede repartir el gasto entre enero y los siguientes meses.

Pedir un minicrédito online

La cuesta de enero es un problema puntual. Y por tanto, requiere de una solución puntual. No tiene sentido pedir un préstamo personal de gran cuantía con extenso calendario de cuotas para la devolución. Tampoco conviene contratar una tarjeta de crédito, pues también tiene gastos e implicaciones a medio y largo plazo. En cambio, los minicréditos online sí ofrecen una solución inmediata y puntual: se pide una cantidad moderada de dinero (desde 50€ hasta 300€ en nuestra web, con posibilidad de mayores importes para clientes fieles) y se devuelve de una sola vez en la fecha elegida. Nuestro plazo de devolución tiene un tope de 31 días, por lo que el pago se puede trasladar al mes de febrero, una vez superada la cuesta del primer mes del año.

Adelanto de sueldo

Otra opción es pedir un adelanto de sueldo en tu empresa. No obstante, esta solución solo es válida para trabajadores asalariados y con un determinado estatus en la empresa, ya sea por rango o por antigüedad. Lo más probable es que la mayoría de trabajadores temporales o a tiempo parcial vean rechazada una petición de este tipo por parte de su jefe. En cambio, ese mismo perfil de trabajador sí puede optar a nuestros minicréditos, pues aceptamos numerosas fuentes de ingresos como garantía económica.

Comparar precios

Si no tienes la costumbre de comparar precios, este es un buen momento para empezar con este buen hábito de comprador. Compara dentro de un mismo establecimiento o supermercado, haciendo hincapié en el precio por kilo o por unidad. También puedes comparar precios online entre diferentes tiendas si compras en sitios de e-Commerce. Para ello puedes valerte de servicios como Google Shopping o comparadores especializados en un determinado sector.

Aprovechar ofertas durante la cuesta de enero

Para los consumidores inteligentes, la cuesta de enero es un periodo lleno de oportunidades: las rebajas. En este mes, la mayoría de comercios lanzan ofertas especiales, que en algunos casos superan el 50% del precio original del producto. Por tanto, sé paciente y pospón las compras menos urgentes para este periodo, pues lograrás un gran ahorro.

Priorizar gastos

Enero no es un buen mes para darse caprichos. Conviene mentalizarse de ello. Lo que este mes exige es una priorización de gastos: establece cuáles son los más importantes e irrenunciables, y deja el resto para otra ocasión. Ejemplos de gastos que se pueden dejar para otro mes son los viajes o las cenas en restaurantes.

Implicar a la familia

De la misma manera que tú te has mentalizado de todos estos tips, especialmente de este último (Priorizar gastos), será conveniente implicar a toda la familia en ello. De nada sirve que uno solo se apriete el cinturón mientras otros miembros de la familia mantienen su gasto o incluso lo incrementan en enero.

Tirar de imaginación

Y para que estos dos últimos consejos no sean traumáticos ni generen aburrimiento en el seno de una pareja o una familia, siempre se puede tirar de imaginación. Si no se puede ir a cenar a un buen restaurante, ¿por qué no organizar una cena especial en casa, con recetas originales y temáticas pero elaboradas en casa con mucha ilusión? Y si no se puede viajar a otra ciudad o al extranjero, ¿por qué no visitar un museo de tu ciudad que sea interesante (y económico) para todos vosotros? O bien, ¿por qué no hacer una sesión de cine en casa alquilando una película en vez de acudir a un centro comercial, con los gastos añadidos que siempre genera?