Tipos de ayudas para emprendedores y sus alternativas

Las ayudas a emprendedores son un tema que siempre está en el centro del debate político, a todos los niveles: tanto el Gobierno central como Comunidades Autónomas y Ayuntamientos suelen incorporar medidas de todo tipo a para fomentar el trabajo autónomo y la creación de empresas, y lo mismo ocurre con los partidos políticos, que siempre tocan este asunto en sus programas electorales. El problema es que no siempre se cumple con lo prometido o que lo cumplido no siempre es suficiente. Por ello, el sector financiero sigue reinventándose para dar cada vez mejor servicio a quienes montan su propia empresa. El último ejemplo son las web de microcréditos online, como la de Creditocajero.es, que se han convertido en una solución a la que recurren muchos emprendedores.

Ayudas para emprendedores en la actualidad

De todas las ayudas para emprendedores que existen en la actualidad, no todos se pueden acoger a ellas. Muchos se quedan a las puertas de estas subvenciones por criterios de facturación, número de empleados, requisitos medioambientales o cuotas de paridad, entre otros muchos casos.

A modo general, las ayudas que ofrecen las Administraciones públicas suelen ser en calidad de incentivos. El ejemplo más evidente fue la Ley de Fomento del Trabajo Autónomo y la Economía Social, aprobada el pasado mes de abril por el Gobierno central y que incluye medidas como capitalizar el 100% del paro para destinarlo a la creación de una empresa. También se ampliaron las facilidades para cobrar la denominada Tarifa Plana: el pago de 50 euros mensuales como cotización a la Seguridad Social durante al menos los seis primeros meses de andadura como autónomo.

Sin embargo, aunque la tendencia actual es a fomentar el trabajo autónomo para reducir el número de desempleados en las listas del INEM, cada Ayuntamiento tiene criterios diferentes y no es inusual encontrar localidades en las que el apoyo a emprendedores se reduce o directamente desaparece, por lo que en ocasiones la inestabilidad de estas ayudas perjudica a los propios beneficiarios. 

Otro de los problemas de estas ayudas es que en la mayoría de los casos no tienen mucha incidencia directa en cuanto a la liquidez, puesto que llegan en forma de desgravaciones fiscales. Ese es el caso de una de las medidas estrella de los últimos años: la desgravación de hasta 3.000 euros por la contratación del primer trabajador por parte de un autónomo. Lejos de haber sido la solución para muchos emprendedores, lo cierto es que no es una ayuda directa dirigida a estabilizar los balances contables de la empresa.

ayudas para emprendedores

El micropréstamo online como alternativa para emprendedores

En la búsqueda de alternativas de financiación, los emprendedores tocan puertas muy diferentes, como las de instituciones públicas de emprendimiento o las de las oficinas bancarias, que cuentan con créditos propios y que gestionan los préstamos ICO, otorgados por el Instituto de Crédito Oficial. Los requisitos no siempre se ajustan a las necesidades de los solicitantes, aunque las cifras indican que año tras año aumenta el número de créditos otorgados por esta institución estatal.

También son muchos los que han incorporado los microcréditos online como una herramienta de financiación rápida y útil en el día a día de la empresa, pero también como un trampolín en la creación de un nuevo negocio. Las cantidades otorgadas no son tan elevadas como los créditos ICO, pero sí son inmediatas y fiables, lo cual se valora al alza. Incluso, en ocasiones sirven como una importante ayuda cuando las subvenciones o los préstamos ICO tardan en llegar.

Estos microcréditos son especialmente útiles en los inicios de la nueva andadura empresarial, que es cuando más se necesitan los apoyos. Pueden utilizarse, por ejemplo, para pagar los gastos de constitución de una empresa o para otros desembolsos fiscales. Incluso para hacer frente a los primeros pagos, justo en ese periodo tan complicado en el que las primeras facturas emitidas aún no se han cobrado.

Otro de los usos más recurrentes de estos minipréstamos online es el de la adquisición de mobiliario, tan importante para que el negocio empiece a rodar: la compra de mesas, sillas, estanterías o cualquier otro complemento puede afrontarse de esta manera. De hecho, pocas son las ayudas a autónomos que se pueden destinar directamente a este tipo de adquisiciones: la mayor parte de las subvenciones se deben emplear en gastos de asesoría, notaría y conceptos similares.

No cabe duda de que los minicréditos rapidos son mucho más que simples ayudas para emprendedores: son una vía de financiación al alza en un entorno empresarial nuevo, donde los jóvenes emprendedores (y los no tan jóvenes) aprecian este tipo de soluciones rápidas y fiables como una herramienta para sacar adelante el negocio en un mundo cada vez más competitivo y exigente. Estar registrado en Creditocajero.es te ayudará a afrontar con garantías los primeros retos de tu nueva andadura profesional.