¿Aún hay becas para estudiantes universitarios?

La oferta de becas para estudiantes universitarios ha variado notablemente en los últimos años. Tanto, que algunas personas se llegan a preguntar si realmente siguen existiendo. Por suerte, no ha llegado el momento de su desaparición, aunque lo cierto es que se están dando dos situaciones negativas: la cuantía real de estas se ha visto reducida en los últimos años (ya sea por una disminución directa del importe recibido o por el aumento de la tasas universitarias) y los requisitos para disfrutar de ellas se han vuelto más exigentes (umbral de renta más alto, mayor proporción de créditos con asnef cursados y aprobados, etc.).

Por ello, muchos son los alumnos que se plantean la posibilidad de recurrir a alternativas para financiar sus estudios superiores. En este artículo hacemos un repaso a los tipos de becas actuales, así como a algunas de las mencionadas alternativas.

becas para estudiantes universitarios

Tipos de becas para estudiantes universitarios

En la actualidad existen numerosos tipos de becas para estudiantes universitarios. Estos son los principales:

  • De movilidad: las reciben quienes cambian su lugar de residencia para cursar estudios superiores. En España, las suele proporcionar el Estado con carácter general y anual, pero también existen otros proyectos específicos de intercambio, como el SICUE/Séneca, gestionado directamente por las universidades que forman parte de la Conferencia de Rectores de Universidades Españolas. A nivel europeo, el sistema de becas de movilidad más conocido es el programa Erasmus, con prestaciones sufragadas por la UE pero también por las administraciones locales.
  • De carácter general: la pueden solicitar todos los estudiantes universitarios, pero solo la disfrutarán aquellos cuya renta económica familiar no supere un determinado umbral. Normalmente, su cuantía suele destinarse a la matrícula (exención de una parte o de la totalidad de ésta), pero también puede suponer un dinero extra para estudiantes procedentes de familias con rentas bajas.
  • De proyecto de fin de carrera: para los estudiantes de enseñanzas técnicas.
  • De la propia universidad: son becas ligadas a la realización de determinadas actividades dentro del centro. Por ejemplo, becas por trabajar en la biblioteca durante un número de horas determinado
  • Otras becas: más allá de estas becas generales, hay otras dirigidas a colectivos específicos. Es el caso de los alumnos con discapacidad, alumnos con notas y rendimiento de excelencia, hijos de víctimas de terrorismo o violencia machista, etc.

Algunos ejemplos de becas

Dado que, como hemos visto, el número de becas que existe en la actualidad es muy alto, recomendamos dirigirte al servicio de información de la propia universidad, donde te indicarán de cuáles son las vigentes en este momento, pues varían según la comunidad autónoma, el periodo del año y otros factores.

El cualquier caso, puedes echar un vistazo por ti mismo al programa general del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, donde se indican las convocatorias actuales de becas para estudiantes universitarios, así como su cuantía. En este otro enlace podrás recibir información sobre las mencionadas becas SICUE/Séneca, mientras que para conocer más sobre las becas Erasmus puedes dirigirte a la siguiente página (en inglés).

Alternativas a las becas para estudiantes universitarios

Si no reúnes los requisitos para disfrutar de una de estas becas para estudiantes universitarios o bien su cuantía te resulta insuficiente, tienes dos grandes alternativas a tu alcance:

  • Pedir un crédito bancario para sufragar tus estudios: habituales en los cursos de postgrado, es decir, másters cuyo precio es muy elevado, ya sea por el prestigio de la institución que lo imparte o por la demanda de éste. Este tipo de créditos online también suele conllevar una serie de requisitos rígidos que implican a los padres del propio alumno, como la exigencia de presentar una nómina o un aval. Su cuantía es media-alta (en torno a los 10.000€ en muchos casos), por lo que están pensados para sufragar los gastos completos de una determinada carrera o estancia en el extranjero.
  • Solicitar un minicrédito online: se trata de la solución que ofrece Creditocajero.es. Consisten en préstamos online de baja cuantía (entre 50€ y 300€ la primera vez) y los requisitos que se piden para su aprobación son mucho más blandos que los anteriores. Además, son totalmente compatibles con la percepción de becas. Algunas de las situaciones en las que un estudiante universitario podría recurrir a esta herramienta de financiación son: Como adelanto de dinero para sufragar ciertos gastos (residencia, adquisición de material, etc.) mientras se produce el cobro de la beca, que en ocasiones se demora más de lo deseable. Pago de actividades complementarias en la vida de un estudiante universitario, como viajes, organización de eventos dentro del campus, creación de asociaciones universitarias, etc.

Si necesitas más información sobre las condiciones de nuestros minicréditos, puedes hacer un repaso a los diferentes apartados de nuestra web. Ahí descubrirás por qué cada vez más alumnos las utilizan como alternativa o complemento a las becas para estudiantes universitarios.