¿Cómo administrar el dinero? Aquí te lo explicamos

Para vivir bien y sin apuros, saber administrar bien nuestro dinero es casi tan importante como tener unos ingresos altos. Nuestro refranero popular está lleno de dichos y proverbios que apoyan esta idea. En este artículo no recurriremos a ellos, pero sí te daremos unos consejos básicos sobre cómo administrar el dinero disponible para que el temido final de mes sea mucho más llevadero.

como administrar el dinero

Administrar tu dinero: reparte tu dinero por conceptos o grupos de gasto

Un aspecto fundamental para administrar mejor el dinero es el control de gastos. Tienes que identificar en qué empleas tu dinero para poder ver claramente si el reparto es el más adecuado. Coge un lápiz y un papel, o tu app de texto si así lo prefieres, y haz una lista de grandes gastos.

Aquí va un breve ejemplo de lista, organizada más o menos por orden de prioridad:

Alquiler o hipoteca: es un único gasto, pero dada su envergadura (normalmente entre el 30% o el 40% de los ingresos disponibles), es conveniente destacarlo de manera independiente.

  • Gastos corrientes de la casa: recibos de la luz, el gas, el agua, la comunidad de vecinos… Son aquellos que, sí o sí, te llegan cada mes o cada dos meses.
  • Gastos de transporte: puede ser la gasolina del coche y su cuota mensual, si aún no has terminado de pagarlo, el abono de transportes, etc.
  • El carro de la compra: es recomendable agrupar los gastos del supermercado de manera mensual (carne, verdura, productos envasados, etc.). Asignarle un presupuesto te ayudará a controlar el gasto cada mes
  • Ocio: por supuesto, es importante reservar un apartado para los gastos personales o de ocio, como el cine, el deporte, las reuniones con los amigos, etc.

Esta es una lista básica, pero por supuesto la puedes personalizar a tu manera, añadiendo, agrupando, eliminando o cambiando el orden de los conceptos.

Calcula tus ingresos, da presupuesto a tu lista y registra tus gastos

Una vez que ya tienes identificados tus gastos, es el momento de empezar a echar números. Calcula cuáles son tus ingresos, ya sean mensuales o puntuales. Lo ideal es prorratearlo de tal modo que puedas visualizar en tu mente un sueldo o salario mensual. Tras ello, reparte tus ingresos entre los diferentes conceptos de la lista. No hace falta que todo quede repartido con exactitud. De hecho, es mejor que quede cierta cantidad libre para imprevistos, lo que comúnmente se llama remanente.

Después, llega el turno de registrar los gastos. No hace falta que seas muy minucioso, pero sí es conveniente que seas consciente de cómo estás gastando tu presupuesto. Así, si te vas acercando al tope del dinero asignado en un concepto, podrás contener dicho gasto a tiempo. Esto es especialmente válido para el apartado de Ocio o Gastos personales.

Cómo administrar el dinero ante imprevistos

La asignación de gastos es un esquema que ayuda a administrar el dinero disponible, pero siempre surgen situaciones imprevistas que requieren de un desembolso inesperado. Facturas más altas de lo normal, reparaciones de coche que por su magnitud no se pueden sufragar con el presupuesto asignado a Transporte, intervenciones dentales o médicas y otros muchos ejemplos más. Como decíamos, es recomendable dejar un remanente, pero a veces no es suficiente. Por ello, debes tener un Plan B siempre a tu disposición, de tal modo que puedas hacerles frente de manera organizada y sin descuadrar las cuentas.. Ese es el papel que juegan actualmente los microcréditos online: rápidos y fáciles de conseguir, proporcionan entre 50€ y 300€ al momento. En Creditocajero.es podrás devolverlos en un plazo de entre 5 y 31 días, por lo que ese gasto lo podrías acomodar en la lista de gastos del mes siguiente.

Los ahorros son… ahorros

Un consejo que vale para cualquier persona: sé verdaderamente comprometido con los ahorros. Este dinero fácil es una cantidad reservada con vistas a un futuro a medio o largo plazo, para poder hacer frente a un gasto de gran entidad, como la entrada para un piso o la compra de un coche. Y para que esa cantidad crezca de manera adecuada, es mejor no recurrir a ellos en situaciones imprevistas. De hecho, los fondos de pensiones, que son una herramienta de ahorro de cara a la jubilación, solo dan disponibilidad inmediata en casos muy restringidos.

Y si te ves capaz, invierte

Si te ves capacitado, ya sea por tu formación, por tu experiencia o por la confianza del producto, puedes animarte a realizar alguna inversión. Actualmente se puede invertir en numerosos productos, ya sean acciones bursátiles, letras del Estado u otras situaciones de la economía productiva, como la participación en pequeñas empresas o la compra-venta de objetos. Como puedes imaginar, este tema da para uno o varios posts de blog, pero no queremos pasar por alto las dos recomendaciones básicas: invierte solo si tienes toda la información en tu mano, si estás seguro de que la operación será rentable y dedicando una cantidad de dinero que no comprometa tus finanzas. Así minimizarás riesgos.