Calcular un préstamo

calcular un prestamo


Calcular un préstamo comienza desde el momento que te planteas solicitarlo y que asumes como una responsabilidad pagar cada uno de sus intereses y gastos extras que genere. Debes analizar sobre todo para que lo necesitas, si se justifica pedirlo y si realmente vale la pena hacerlo.

Verifica cuánto necesitas en realidad dependiendo de la finalidad que le vayas a dar (si vas a necesitarlo para una reforma, para afrontar otro compromiso, una adquisición inesperada, etc.) y procura siempre no apostar a una cantidad que luego no puedas afrontar ni a plazos.

Las proyecciones a futuro juegan un papel muy importante en esta planificación porque no solo debes considerar la cantidad que pidas sino en cuánto tiempo puedes hacerte cargo de su pago completo. Servirá con que hagas una proyección mensual de flujo de tus ingresos o de caja en caso de que necesites el dinero para un pago específico en tu negocio.

Otro detalle que no debes pasar por alto es la revisión de tu historial financiero que sin duda examinará cualquier entidad antes de prestarte el dinero.

Detalles de pago para calcular un préstamo

El calendario de pago es uno de los mayores retos a superar y siempre se procura conseguir la mejor manera de cumplir con los plazos estipulados para saldar la deuda contraída puntualmente.


La amortización de un préstamo involucra distintos importes y fechas en las que cada persona debe abonar los compromisos que adquiere con el banco. Se calcula (teniendo en cuenta sus características particulares) a través de simuladores gratuitos que facilita el Banco de España o gracias a las gestiones y transacciones registradas profesionalmente en un programa que nos ayude para este fin como por ejemplo, Microsoft Excel.

Los intereses que se van amortizando han sido previamente calculados en base a la TAE, Tasa Anual Equivalente en la que se fusionan “todos los gastos que tiene asociados ese crédito”.

Los períodos de amortización pueden ser bastante largos e influir significativamente al calcular el préstamo total.

Contemplar un préstamo online con plazos cortos de devolución

Solicitar un préstamo online puede ser la clave para evitar estos largos plazos de amortización además de agilizar los trámites reduciendo la cantidad de requisitos para obtenerlos.

Las cantidades no son elevadas, pero poco a poco puedes ir solicitando mayores cantidades en cuanto devuelvas a tiempo (según el compromiso adquirido) la que hayas pedido anteriormente.

Los préstamos online lo tienen todo y es que te ofrecen rapidez al solicitar pocos requisitos (trámites sencillos), acceso desde cualquier lugar con conexión de internet (comodidad) y poco tiempo de aprobación, entre algunos beneficios. 

Con los créditos online ya no tendrás que invertir mucho tiempo en calcular un préstamo que solicites, solo devuelves el dinero, la cantidad que incluye los gastos del préstamo. El dinero de un crédito online puede devolverse con una transferencia o tarjeta bancaria, también se pueden pagar en ventanilla directamente en efectivo a la cuenta indicada.

Un préstamo online es una manera práctica y rápida de salir de un pequeño atolladero si es lo que buscas, si necesitas más dinero entonces tú decides siempre respondiéndote la interrogante con la que abrimos este artículo: reflexiona sobre cuánto dinero necesitas y para qué, teniendo en cuenta la cantidad de gastos extras e intereses que puedes asumir.