¿Cómo conseguir dinero fácil?

Conseguir dinero fácil… no siempre es tan fácil. Aunque hay excepciones. En este artículo hablaremos del método más accesible actualmente, el de los microcréditos online. Pero también haremos un repaso a otras opciones que están en tu mano, con sus pros y sus contras. Toma nota y analiza bien cada una de las posibilidades.

Conseguir dinero fácil a través de un minicrédito online

‘Crédito’ (o en este caso, ‘minicrédito’) y ‘fácil’ parecen a menudo términos incompatibles. Pero esto ya no es así. La microfinanciación ha abierto muchas puertas a personas que hasta ahora no podían aspirar a conseguir dinero fácil, ya fuera por su nivel de ingresos o por sus deudas. Ahora la burocracia y los papeleos se han reducido al mínimo, puesto que el listón de exigencia se ha bajado considerablemente y la solicitud y la verificación de los datos se realizan online.

Veámoslo con el ejemplo de Creditocajero.es: en nuestra web, cualquier persona con unos ingresos básicos y demostrables puede solicitar un minicrédito al instante. Da igual que esos ingresos sean una nómina, una pensión, una prestación por desempleo o cualquier otra renta. Y lo puede hacer incluso si tiene deudas reflejadas en ASNEF u otras listas de morosos, siempre y cuando esas deudas no sean de carácter financiero.

¿A qué puede aspirar un cliente? La primera vez que lo solicite, puede conseguir dinero fácil con un microcrédito de entre 50€ y 300€ a devolver en un plazo de entre 5 y 31 días. Y a partir de entonces, puede entrar en un programa de fidelización que mejorará las condiciones del crédito, por ejemplo aumentando el límite máximo de importe disponible.

Eso sí: desde Creditocajero.es promovemos el uso responsable de la microfinanciación. Por ello tenemos un compromiso ético suscrito con la Asociación Española de Micropréstamos de España, de la que formamos parte. Y por ello no admitimos solicitudes de aquellos usuarios que tienen deudas por créditos impagados con otras entidades.

Cómo conseguir dinero fácil con Creditocajero.es

Vender artesanía: un resurgir del que te puedes beneficiar

Si tienes un don para las manualidades o la artesanía, tienes una oportunidad en nuestros días. La demanda de objetos artesanales ha crecido enormemente en los últimos años, aupada por las numerosas páginas web de reciente creación y por el rico calendario de ferias de artesanía que recorre la geografía nacional cada fin de semana. Ambos espacios se han convertido en una vía de salida para muchas personas, puesto que la forma de participar en ellos es relativamente sencilla. En el caso de las páginas web de artesanía, ser usuario es a menudo gratis con la condición de entregar una comisión al propietario del sitio por cada venta. En el caso de las ferias, cada ayuntamiento establece sus condiciones, aunque no suele ser más que una pequeña cantidad en euros por cada puesto ambulante, que normalmente queda amortizado rápidamente con las ventas de dicha feria.

Conseguir dinero fácil a través de la venta de segunda mano:

La venta de objetos de segunda mano siempre es una solución, que se ha renovado mucho con los años de la crisis. Lo negativo en todos los casos es que obliga al usuario a desprenderse de un objeto personal, al que normalmente está vinculado por cuestiones emocionales. Los instrumentos musicales son un clásico del mercado de segunda mano. También los aparatos electrónicos, aunque debido a los rápidos avances en esta materia, se suelen devaluar enormemente de un año para otro. Las joyas, por supuesto, son también una opción siempre vigente, sobre todo si se trata de oro, que a diferencia de los aparatos electrónicos representa un valor refugio y rara vez se devalúa.

Si en cambio tienes un montón de objetos que crees que aún tiene valor en el mercado, no te sirven para nada y no les tienes especial cariño, esta opción puede ser válida para ti. Además, existen las casas de empeño, que permiten al usuario dar marcha atrás si finalmente se arrepiente de la venta.

Métodos con mayor riesgo para el usuario o que están al borde de la legalidad

Como es lógico, hemos dejado para el final algunas opciones que suponen un verdadero riesgo económico para el usuario o cuya práctica podría contravenir la ley. En el primer caso podemos mencionar las apuestas deportivas. Son perfectamente legales, pero el usuario debería concebirlas como un entretenimiento, no como una fuente de ingresos, puesto que invertir grandes cantidades de dinero en ellas podría ser contraproducente: generan adicción y pueden causar grandes pérdidas.

En el segundo caso entran todas aquellas prácticas que, casi siempre de forma equivocada, se denominan ‘picaresca’. Hablamos por ejemplo de crear cuentas en Google AdSense y pinchar fraudulentamente los propios anuncios. O de establecer acuerdos ‘pseudolegales’ sobre la captación de grandes cantidades seguidores en redes sociales o usuarios de correo para campañas de mailing. En este sentido, debes tener presente que todas las grandes compañías online tienen métodos para descubrir fraudes de este tipo, por lo que desaconsejamos tajantemente esta práctica.