Cómo saber si eres moroso

Tener deudas es una situación a evitar por parte de cualquier persona, aunque buena parte de los consumidores las tienen en algún momento de su vida. De variada naturaleza, con diferentes importes y con razones distintas en cada caso, como veremos. Pero puede ocurrir. En este artículo te contamos cómo saber si eres moroso, qué tipos de deudores existen y qué alternativas se les presentan a aquellos que se encuentran con este problema.

Image title

Tipos de morosos

Antes de indicarte cómo saber si eres moroso es preciso hacer mención a los tipos de deudores que existen. En realidad no hay ninguna clasificación oficial, ni por parte del Banco de España ni por parte de las entidades que gestionan los listados de morosos. No obstante, podemos clasificar a los deudores en varias categorías según su comportamiento y sus circunstancias, e inspirándonos en el criterio de algunos expertos en la materia.

En este sentido, podemos hablar de morosos negligentes. Es decir, aquellos que conocen sus deudas pero no hacen nada para remediarlo, sacando partido de esa situación de manera interesada e ilícita para dilatar plazos o incurrir en el impago definitivo, aprovechando a su vez el dinero que se ‘ahorran’ para invertirlo en otros gastos. Por otro lado están los deudores circunstanciales, es decir, quienes tienen deudas pero solo de manera eventual: se encuentran inmersos en un litigio con el acreedor porque no están de acuerdo con la supuesta infracción.

Un error en la factura, discrepancias en el criterio de cotización de ésta y otras muchas situaciones pueden dar lugar a ello. Este tipo de moroso, una vez resuelto el litigio, saldará su deuda, en el caso de que se resuelva a favor del acreedor. Por tanto, es un deudor de buena fe. En tercer lugar, cabe hablar de los morosos fortuitos o inconscientes: tienen deudas reflejadas en los ficheros oficiales pero no saben que las tienen. A ellos va dirigido, en gran medida, el siguiente apartado y todo el post en general.

Y por último, en Creditocajero.es también hacemos una distinción de los morosos en función del tipo de deuda reflejada en los ficheros. Por un lado hablamos de deudas financieras, es decir, los impagos de préstamos, tarjetas de crédito y demás productos bancarios. Y por otro lado hablamos de las deudas no financieras, contraídas con compañías que no son de crédito. Esta distinción es importante porque el primer caso (deudas financieras) es de mayor gravedad y resulta incompatible con futuros préstamos personales rápidos: pedir un crédito para pagar otro, lejos de arreglar la situación, la empeora, pues genera una espiral de endeudamiento en el cliente.

Cómo saber si eres moroso

Existen varias opciones en relación a cómo saber si eres moroso. La primera de ellas es averiguarlo directamente en los diferentes ficheros de morosos. Todos ellos, desde ASNEF a RAI, pasando por Badexcug y cualquier otro, permiten a cualquier persona a ejercer sus derechos de acceso a su ficha personal, en el caso de que existiere. El problema de esta vía es que suele ser más larga en el tiempo, pues a menudo exige el envío de faxes o cartas certificadas.

Otra opción es, directamente, iniciar los trámites para solicitar un crédito fácil en nuestra página web. Si tienes claro que necesitas financiación, puedes rellenar el formulario de nuestra web con tus datos y tu petición de dinero. Nuestro sistema automático de verificación hará consultas instantáneas en los diferentes ficheros de morosos para saber si el cliente forma parte o no de esas bases de datos.

Alternativas para morosos

Si descubres que eres moroso, deberás profundizar en dicha información para conocer qué tipo de deuda te ha llevado a esa situación. Independientemente de ello, debes tener en cuenta que mientras la deuda esté vigente, tendrás prácticamente cerradas las puertas de un crédito bancario.

En cambio, si eres un deudor circunstancial o fortuito de buena fe, por impagos que no son financieros, tienes una vía alternativa que te puede interesar: la de nuestros micro créditos rápidos sin nómina. Aunque cada caso será estudiado de forma individualizada, ser un moroso de este tipo podría ser compatible con uno de nuestros mini préstamos.

Y las condiciones de estos microcréditos son las mismas para todos, independientemente de si eres moroso o no: cantidad, plazo y gastos de gestión similares en cualquier solicitud. En lo que respecta a la cantidad a prestar, podrás elegir un importe de entre 50€ y 300€ en tu primer mini préstamo, que puede ampliarse hasta los 900€ en futuras ocasiones. Y en cuanto al plazo, puedes seleccionar entre 5 y 31 días para la devolución, que deberá realizarse en un solo pago, ya sea mediante transferencia online, tarjeta de crédito o pago en efectivo en ventanilla.

Por tanto, te serán de gran utilidad los consejos que te hemos dado sobre cómo saber si eres moroso. Y una vez conocida la situación, nada te impide iniciar los trámites para solicitar un microcrédito en nuestra web.