Cómo tener dinero en todas las situaciones

¿Cómo tener dinero siempre, en todas las situaciones? Se trata de una cuestión para la que cada persona puede tener sus propias respuestas. La clave está en dar con la solución que mejor se adapte al propio estilo de vida.Eso evitará tener que pasar por el mal trago de pedir dinero a familiares o amigos o incluso endeudarse en exceso con grandes préstamos personales o hipotecarios.

En este post del blog de Creditocajero.es te damos varias propuestas para tener dinero a diario, a largo plazo y en situaciones de emergencias. Entre las propuestas de este último caso están los microcréditos, de bajo importe y muy útiles.

como tener dinero

Cómo tener dinero a diario

Tal y como decía el anuncio de Ikea “No es más rico el que más tiene sino el que menos necesita”. Es una de las muchas enseñanzas del refranero español, que viene como anillo al dedo en este caso. Para disponer de dinero en nuestro día a día es necesario que la balanza de ingresos y gastos sea siempre positiva. Dicho en otras palabras: no gastar más de lo que se tiene. Esto parece una cuestión obvia, pero a veces la perdemos de vista.

Por ello han surgido aplicaciones para teléfonos móviles y tabletas que ayudan al usuario a visualizar el dinero que se tiene disponible en cada momento, según un reparto mensual planificado previamente por éste. Es lo que se llama "Envelope Budgeting" en el mundo anglosajón y, aunque todavía no está demasiado implantado en España, se pueden encontrar numerosas herramientas en inglés: GoodBudget es un ejemplo, pero hay otros muchos. Los más tradicionales, en cambio, pueden utilizar Kakebo, el método japonés que permite un registro pormenorizado de ingresos, gastos y objetivos de ahorro.

Cómo tener dinero en el futuro

La primera opción enlaza con el punto anterior: el ahorro. Tener un dinero ahorrado debería ser una obligación para todos, con vistas a la jubilación pero también con la mirada puesta en inversiones que cualquier persona aspira a realizar. Por ejemplo, la compra de una casa: actualmente, los bancos no conceden créditos hipotecarios del 100% del valor del inmueble, sino del 80%. Además, los gastos de la compra corren a cargo del comprador (impuestos, gestoría, notaría, etc.). Esto quiere decir que la solución pasa por tener dinero ahorrado, en una cuenta que deberías ir alimentando mes a mes.

Ahora bien, hay que tener en cuenta que al ahorrar también se puede ‘perder dinero’: como el coste de la vida sube año a año (inflación), el valor real del dinero depositado se va devaluando. Por ello, lo ideal es elegir una cuenta de ahorro que proporcione una TAE superior a la inflación o bien invertir para tener dinero. Algunas opciones son la Bolsa, el Tesoro Público o la financiación a título personal de proyectos de terceros.

Una opción que podemos considerar mixta entre ahorro e inversión son los planes de pensiones: mes a mes vas alimentando tu plan para después recuperar la cantidad depositada (menos los gastos e impuestos) en el momento de la jubilación. Y mientras tanto, la entidad que lo gestiona (banco, compañía de seguros, etc.) invertirá ese dinero depositado en los proyectos que considere oportunos, ingresando una parte de los beneficios al cliente.

Por último, una opción de la que disfrutan algunos ‘privilegiados’ son los ingresos pasivos o recurrentes por derechos de autor, derechos de venta, copyrights y similares. Si tienes imaginación y grandes ideas, puedes crear productos u obras de arte que nunca perderán su atractivo. Con la ventaja de que serán otras personas o empresas las que se encarguen de la ingrata tarea de promoción y comercialización (agentes comerciales, sitios web, etc.). Algunos ejemplos en este sentido pueden ser libros o dibujos para camisetas serigrafiadas y souvenirs.

Cómo tener dinero en situaciones de emergencia

Pero a veces no es suficiente con saber cómo administrar y cómo generar dinero. A veces surgen imprevistos que nos sorprenden sin liquidez. Si la emergencia supone un gran desembolso y tenemos dinero ahorrado, recurrir a ese colchón puede ser un mal menor. Pero si la emergencia no supone un gasto muy alto, es mejor no caer en la tentación de echar mano de los ahorros.

En esos casos es mejor cualquiera de estas otras dos opciones:

  • Tener dinero de reserva o remanente, siempre fijo e intocable salvo en situaciones imprevistas
  • Solicitar un microcrédito: su importe es moderado (entre 50€ y 300€ en nuestra web, con opción de ampliar el límite hasta 900€ para clientes fieles) y se devuelve en un plazo corto. De esa manera, no te verás atado a un calendario de amortización de meses o años. O dicho de otra manera: lo solicitas, lo usas y, semanas después tras haber cobrado tu nómina, pensión o paro, acomodas el gasto de la devolución en tu plan mensual.

Y si todo esto de los micropréstamos no funciona, como última opción puedes recurrir a la venta de patrimonio: joyas, coche, vivienda, instrumentos musicales, etc. No obstante, se trata de una opción que normalmente no tiene vuelta atrás, así que conviene haberla meditado bien.