9 consejos sobre cómo ahorrar energía en casa

El ahorro energético en el hogar es una tarea permanente, que abarca todo el año. Los principales esfuerzos en invierno se centran en un uso más eficiente de la calefacción, mientras que en verano se buscarán soluciones menos costosas para refrescar el ambiente.

Pero la mayoría de los electrodomésticos pueden optimizarse independientemente de la estación en la que nos encontremos. Por ello, en este artículo del blog de CreditoCajero.es nos centramos en cómo ahorrar energía en casa y te damos 9 sencillos tips al respecto.

Image title

Recopila y revisa tus facturas

Es el punto de partida de todos los consejos posteriores. ¿Sabes cuánto estás gastando actualmente en cada suministro? ¿En concepto de qué? ¿Has notado un aumento extraño en la serie mensual?

Haz acopio de todas tus facturas pasadas, tanto de la luz como del gas o de otras fuentes de energía que utilices (por ejemplo, leña, gasoil o pellets para la calefacción). Y analízalas a fondo hasta dar con pequeños gastos ocultos, la mayoría de nuestros clientes de préstamos rápidos indica que es uno de los gastos principales.

Ajusta la potencia contratada

Una de las primeras conclusiones a la que puedes llegar tras ello es que tu potencia eléctrica contratada no es la adecuada. Es decir, que tienes contratada más de la que realmente necesitas.

Según la OCU, cada 1,15 Kw de potencia pueden suponer en torno a los 50€ al año, por lo que podrías probar a reducir dicha potencia contratada si aún tienes margen para ello. Si tienes dudas sobre cómo ahorrar energía eléctrica de esta manera, consúltalo con un experto.

Aprovecha la discriminación horaria

Otra de las formas de ahorrar energía es mediante la discriminación horaria. Todas las compañías eléctricas suelen ofrecer tarifas más bajas en el denominado ‘horario valle’, es decir, cuando la red eléctrica tiene menos demanda.

Normalmente suelen ser las horas de la madrugada, por lo que puedes dejar en funcionamiento ciertos electrodomésticos (lavavajillas, lavadoras, cargadores) mientras duermes, si con ello no molestas a los vecinos.

El frío en los electrodomésticos

Muchos detergentes y tejidos actuales admiten el lavado en frío, especialmente si no son manchas demasiado difíciles de tratar. 40-60 ºC pueden ser suficientes para la lavadora, mientras que 50 ºC puede resultar una temperatura adecuada para el lavavajillas.

¿Y cómo podemos ahorrar energía con el frigorífico, uno de los electrodomésticos que más gastan? Pues por ejemplo, poniendo el termostato a una temperatura no demasiado fría y situándolo en un lugar alejado de las fuentes de calor para no obligarle a realizar un trabajo extra a la hora de enfriar.

Adiós al stand by

Apagar el televisor o cualquier aparato con el mando a distancia es muy cómodo, pero ese piloto que queda encendido puede suponer un 10% del gasto de dicho aparato. Por tanto, apágalo manualmente o desenchúfalo directamente.

Aprovecha el calor residual

La generación de calor es uno de los factores que suelen elevar más la factura de la luz. Por ello, la vitrocerámica puede ser la protagonista de una importante subida del recibo… pero también de un notorio ahorro de energía eléctrica si la usas con inteligencia.

Principalmente a través del calor residual: las placas vitrocerámicas (a diferencia de las de inducción) siguen calientes tras apagarse. Por ello, puedes cocinar los últimos minutos de tus platos con la vitrocerámica apagada. Otro consejo relacionado con ella y con cualquier placa en general es cocinar, en la medida de lo posible, con una tapa, evitando así la fuga de calor por la parte superior.

Ventanas con cortinas y bien aisladas

Las ventanas son, lógicamente, un punto de entrada del frío en casa. Por ello, deberás cuidar su aislamiento: asegúrate de que las juntas están bien selladas, utiliza doble ventana si lo necesitas y pon siempre cortinas, que ejercerán de barrera interior.

Utiliza alfombras en invierno

El uso de alfombras en invierno puede formar parte de esta lista de consejos sobre cómo ahorrar energía, aunque en realidad no supone un ahorro directo: no hace disminuir el funcionamiento de ningún aparato ni matiza la temperatura del ambiente. Sin embargo, contribuirá a que la sensación de frío sea menor. Y por tanto, seremos menos proclives a encender la calefacción.

Cruce de aires en verano

Si hay una pequeña corriente de aire en el interior del hogar, la ventilación y la frescura del ambiente será más evidente. Por ello, no te limites a abrir una ventana: trata de abrir otra en el lado opuesto, de tal manera que se produzca el denominado ‘cruce de aires’. Esa es precisamente una de las claves de las barracas valencianas de toda la vida.

Microcréditos, una ayuda siempre a mano

Para finalizar, te recordamos que los microcréditos de Creditocajero.es pueden ser una ayuda con la factura de la luz o del gas. Por ejemplo, a la hora de realizar gastos de urgencia para el ahorro: compra de bombillas eficientes, renovación de electrodomésticos, etc.

Los gastos de gestión que pagarás te compensarán a largo plazo por el ahorro que irás acumulando. Y por otro lado, también te ayudarán a afrontar una factura que, inesperadamente, ha sido demasiado alta.