Tipos de deudas con Hacienda

A nadie le gusta tener deudas, lógicamente. Pero las que se tienen con la Agencia Tributaria deberían resolverse lo antes posible, puesto que pueden implicar graves consecuencias, tanto a nivel profesional como a nivel particular. Aquí te explicamos cuáles son las principales deudas con Hacienda y con otras instituciones públicas, así como los perjuicios que ello puede provocar y las formas de conseguir dinero para su pago.

Qué deudas se pueden tener con Hacienda y con las Administraciones

A grandes rasgos, las principales dificultades que se pueden tener con Hacienda son:

  • IVA: es algo que solo afecta a los profesionales, ya sea a nivel de trabajadores autónomos o a los responsables de una empresa privada. Un mal cálculo de las liquidaciones trimestrales o anuales de este impuesto puede provocar adeudos que la Agencia Tributaria te reclamaría en sucesivos ejercicios.
  • IRPF: puede afectar tanto a profesionales como a particulares. Se producen como consecuencia de no realizar la Declaración de la Renta de manera correcta, ya sea por error o por omisión de algunos de los conceptos computables en este impuesto.
  • Seguridad Social: puede afectar tanto a empresas privadas como autónomos. Puede surgir por un mal cálculo de las cuotas de la seguridad social o directamente por omisión de los mismos.

Además de estas deudas con Hacienda, hay otras instituciones o Administraciones públicas que nos pueden reclamar determinados pagos no satisfechos. Estos son algunos de ellos:

  • Multas de tráfico: a cargo de la Dirección General de Tráfico o de algunos ayuntamientos, que tienen competencias al respecto. Normalmente hay dos posibles conceptos a pagar: el importe total de la multa y la cantidad en periodo voluntario, que normalmente es menor (hasta la mitad del importe total) si se paga antes de una fecha estipulada.
  • Tasas municipales: son todas las que imponen los Ayuntamientos, que se pueden domiciliar o que se pueden pagar individualmente. El más famoso es el IBI (Impuesto sobre Bienes Inmuebles), más conocido como la ‘contribución’, común a prácticamente todos los municipios. Muy popular es también el de vehículos de tracción mecánica o ‘numerito’, para todos los coches. Además hay otros específicos como tasas de basura o el IAE para profesionales. El impago de cualquiera de ellos genera una deuda con la Administración.
  • Impuesto de Sucesiones: es el tributo que se genera al recibir una herencia y que, si no se gestiona bien, puede ser un arma de doble filo. Se trata de un impuesto transferido a las Comunidades Autónomas, por lo que en unas se paga más que en otras.

deudas con hacienda

Qué puede ocurrir si no se pagan las deudas

Existen otros muchos impuestos y conceptos que pueden generar deudas personales con el Estado, con las Comunidades Autónomas o con los Ayuntamientos, pero en casi todos los casos las consecuencias son prácticamente similares, que explicamos de manera resumida a continuación:

En primer lugar se genera un recargo sobre la cantidad requerida, por lo que el importe a pagar puede crecer hasta un 20%. Si el contribuyente sigue sin satisfacer esa cantidad adeudada, se inicia un procedimiento de embargo mediante el cual la Administración puede cobrarse esa deuda directamente en alguna de las cuentas bancarias que tenga dicho contribuyente. Lo peor es que además se suman otros gastos que se han generado durante el proceso, como intereses de demora.

Dónde conseguir dinero para pagar las deudas

En la práctica totalidad de las ocasiones, el impago de una deuda no es un acto de rebeldía: no se pagan porque no se puede. Y esto puede ocurrir tanto para cantidades grandes como para cantidades pequeñas, ya sea por falta de liquidez o porque el contribuyente es a su vez víctima de impagos: no cobra la nómina que le corresponde, es autónomo y tiene muchas facturas sin cobrar, etc.

Muchas personas recurren a familiares y amigos para pedir prestado ese dinero de la deuda, lo cual es un mal trago que nadie quiere pasar. También está la opción de pedir un crédito bancario, pero la deuda que se tiene con la Administración aparece reflejada en las bases de datos y en las listas de morosos como el Fichero de Incidencias Judiciales, lo cual es un escollo precisamente para la concesión de minicréditos online.

Por tanto, para las deudas de importe bajo, la solución que se muestra más efectiva es el crédito personal online. ¿Por qué? Por un lado, porque la documentación y los requisitos para su concesión son mucho menores que los que exigen los bancos. Por otro lado, porque al concederse inmediatamente (10 minutos), son una buena solución de última hora ante la finalización del plazo de pago establecido por la Agencia Tributaria o la Administración correspondiente. Con Creditocajero.es, el importe que pueden solicitar los nuevos usuarios es de 300€, mientras que los usuarios fieles que se hayan acogido al plan de fidelización pueden disfrutar de hasta 1.000€.

Por tanto, las deudas con Hacienda no son un callejón sin salida sino que tienen solución. Con Creditocajero, pagarlas a tiempo no solo te supondrá un alivio sino también un ahorro de dinero, pues evitarás más recargos e intereses de demora gracias a los microcréditos rápidos