Gimnasio en casa

gimnasio en casa
Designed by Onlyyouqj / Freepik

Ponerse en forma es solo cuestión de actitud, de disposición y de organización. Sin importar donde sea, lo principal es dedicarle una pequeña parte de nuestro tiempo al cuerpo para hacerlo más resistente a los embates del día a día y a la tentación del sedentarismo.

Un grupo importante de personas convierten los gimnasios en un importante templo para esta actividad. Por fortuna, no es este el único lugar para hacerlo pues resulta complicado en ocasiones asistir rutinariamente a un local y dedicar al menos una hora en hacer ejercicio. Por ello, el plan de hacer un gimnasio en casa es una estupenda alternativa, que bien podría equipararse a los gimnasios low cost que hoy en día están de moda por lo mucho que se ahorra.

Ventajas del gimnasio en casa

Hay muchas ventajas de montar un gimnasio en casa, donde sería más fácil luchar contra la pereza y hacer del ejercicio una parte más del quehacer diario. Ciertamente, se requiere de una inversión importante al principio, para tener lo mínimo necesario en el momento de poner en práctica un plan de trabajo que aporte en la lucha contra la comodidad del sofá.

La ubicación sería el primer paso, respetando algunas reglas como, por ejemplo, una altura adecuada del techo, así como también un suelo duro, sin ningún tipo de alfombra o elemento decorativo. Ese lugar debe estar bien ventilado y un poco distanciado del cuarto de los niños en caso de tenerlos.

Para equiparse, la inversión para montar un gimnasio en casa podría estar entre 500 y 2.000 euros con los que podríais colocar aparatos resistentes y de diversas funcionalidades para cumplir con el objetivo, aunque también hay opciones bajo coste como las gomas elásticas; los pesos libres; una colchoneta; la llamada Fitball; un rodillo de espuma e, incluso, un equipo de cardio como una bicicleta estática, una elíptica o una cinta de correr.

Después de equiparse, hay que poner en ejecución un plan para hacerlo, al menos, tres veces a la semana. El calentamiento es parte esencial de todo ejercicio físico. 10 minutos de carrera en el mismo lugar, alternando la rutina con elevación de rodillas al pecho y talones hacia los glúteos. La rutina de ejercicios puede incluir en su programa las flexiones de brazo, mejor conocida como las lagartijas. Posteriormente, unas sentadillas en tres series de 10 repeticiones. Los fondos de tríceps no deben falta, con tres series de 12 repeticiones.

Otras rutinas como las zancadas con piernas alternadas; las elevaciones laterales de los brazos; la bicicleta que es también hacer abdominales; el remo horizontal, entre muchas más, tienen como planteamiento trabajar la mayor parte del cuerpo, incorporando un ejercicio aeróbico de gran intensidad con el que seguramente se podrá quemar la grasa deseada. Por supuesto, todo dependerá del ritmo que le deis en el gimnasio en casa que abriste pensando en los costes de pagar un gimnasio tradicional, que os reducirían los ingresos.

Si lográis ahorrar algo con un gimnasio en casa, seguramente aprovecharás lo beneficios del ahorro con los que tendréis la posibilidad de visitar, por ejemplo, supermercados más baratos y así encontrar buenas ofertas para alimentarse mejor y más adaptado a lo que el cuerpo humano realmente necesita.

En Creditocajero.es apoyamos las mejores iniciativas con préstamos personales rápidos, con los que solucionarás cualquier necesidad puntual que se presente; especialmente si deseas instalar un gimnasio en casa.