La indemnización por despido no representa obstáculo

indemnizacion por despido


Puede que unas de las peores sensaciones que podamos experimentar es la de formar parte de la fatídica estadística del desempleo, cuya tasa en España alcanzaba en el tercer trimestre de 2017 un 16,7% (cifra que mejoraba este índice comparando los dos años anteriores). Sin embargo, hay un beneficio previsto en el derecho laboral que protege a quienes hayan quedado, por alguna razón, sin trabajo.

La figura de la indemnización por despido es el importe que obligatoriamente la empresa tiene que pagarle al empleado si se presenta o se comprueba un despido sin causa. Hay un dato curioso y es que, según un informe elaborado por el BBVA Research con datos del Banco Mundial, España está a la cabeza de la indemnización por despido más cara del continente europeo, junto a Grecia y Lituania, por las cantidades que se otorgan en la finalización de los contratos indefinidos.


Pero más allá de esta fama ganada y los costes que conlleva, el empleado tiene una protección hasta que encuentre otro empleo que le pueda brindar la tan anhelada estabilidad laboral y poder sostenerse como cualquier ciudadano normal.

Hay muchos tipos de indemnizaciones por despido y los mismos dependen de varios factores como, por ejemplo, si el despido es procedente o improcedente. De la misma manera, las distintas clases de contrato inciden en el cálculo y estos variarán según la manera cómo finalizan los mismos.

Indemnización por despido: otras consideraciones

Es importante tener en cuenta que la indemnización por despido tributa en el Impuesto de la Renta de las Personas Físicas (IRPF) porque se considera que existe un rendimiento del trabajo, solo que la gran mayoría están exentas si están por debajo de los 180.000 euros y si está reflejada de forma obligatoria en el Estatuto de los Trabajadores.

Podemos pensar que encontrarse en esta situación es una complicación para solicitar algún tipo de financiamiento. Tal vez en los canales tradicionales sea así, pero cuando se trata de créditos rápidos como el que ofrece Creditocajero.es el panorama cambia completamente. Pedir un préstamo en paro no implica ninguna traba, sino más bien puertas abiertas a un mundo muy amplio de alternativas.

La garantía fundamental es que la prestación por desempleo es completamente equiparable a una nómina o una pensión. De cualquier manera, cada solicitud se analizará de manera individual y así sopesan la idoneidad de conceder o no un crédito rápido. Cuando solicites tu préstamo en Creditocajero.es, estando en situación de paro, lo único que cambiará es la opción de “Situación laboral” en la cual se deberá seleccionar la respuesta “Desempleado” al desplegarse el menú y en ese momento otorgar la información apropiada sobre tiempo y cantidad de cuantía por prestación de desempleo.


Son beneficios que resultan de un sistema de financiamiento pensado en dar soluciones, en ser cercanos a las personas que más necesitan apoyo, así como también se les da soporte a los jóvenes (y a los no tan jóvenes, que son mayores de 65 años) que recurren a las ayudas para alquiler contempladas en el Plan de Vivienda, que se ven comprometidos cuando sus ingresos mensuales no les alcanzan para alquilar o comprar una casa propia.