5 Ideas para mejorar tus finanzas personales

Llevar un control claro y preciso de las finanzas personales es una de las tareas cotidianas más importantes. Ser organizado te ahorrará muchos disgustos en forma de gastos inesperados por números rojos y deudas, y te permitirá tener tu dinero siempre disponible para lo que necesites. En este artículo te contamos cinco ideas que te ayudarán a poner orden tu economía personal o familiar. Toma nota y aplícalas en la medida de lo posible.

Ideas para Mejorar tus Finanzas Personales

Márcate unos objetivos

El primer paso debe ser marcarse unos objetivos, crear una hoja de ruta que sirva de marco de referencia para el futuro. Y, por supuesto, hay que tratar de ser honesto con ellos y respetarlos con disciplina. Estos objetivos se pueden agrupar en tres grandes categorías, aunque cada persona los puede organizar como mejor le parezca:

  • Objetivos de ingresos: ¿ganas el dinero suficiente como para llevar la vida que llevas? ¿Llegas a final de mes con tu sueldo? Si no es así, puedes probar a cambiar a un trabajo mejor, echar horas extras en tu empleo actual o buscar una fuente de ingresos extra para no tener que renunciar a tu ritmo de vida.
  • Objetivos de gasto: analiza con exhaustividad tus gastos personales y valora si realmente todos ellos son imprescindibles. Elimina los superficiales o trata de hacerlos más eficientes, por ejemplo negociando un nuevo contrato con tu compañía de telefonía.
  • Objetivos de ahorro: todas las personas y todas las familias deberían tener capacidad de ahorro, principalmente para poder emprender proyectos de mayor envergadura en el futuro (la entrada para la compra de una casa, unas buenas vacaciones de verano, etc.). A modo orientativo, el porcentaje medio de ahorro de las familias españolas es algo inferior al 10% de sus ingresos anuales, según el INE.

Utiliza herramientas para la organización

Para ser más organizado, lo ideal es ayudarte de herramientas diseñadas a tal efecto. La más básica es el kit ‘de toda la vida’: un boli y un cuaderno en el que ir registrando anotaciones y cuentas sobre las finanzas personales. Pero el nivel de sofisticación puede ser muy alto, incluso en este soporte clásico: por ejemplo, con el Kakebo, una agenda en papel muy popular en Japón que permite realizar numerosas anotaciones sobre presupuesto y gasto en base al calendario del año.

Por otro lado, si eres más tecnológico, puedes ayudarte de las innumerables aplicaciones para móvil que existen en la actualidad, tanto para iOS como para Android. Apps para llevar a cabo presupuesto de sobres (envelope budgeting en inglés) como Simplebudget, otras para el control de gasto con diseños muy amigables como Fintonic y un largo etcétera que cada día se renueva en los App Store y que se pueden sincronizar con tu cuenta corriente en muchos casos.

Recupera la hucha para tus finanzas personales

Otra ayuda ‘de toda la vida’ es la de la hucha, ya sea en forma de cerdito, de caja de hojalata o cualquier otra. Lo ideal es alimentarla con un objetivo muy concreto y respetarla al máximo, es decir, evitar la tentación de abrirla antes de tiempo para conseguir liquidez en relación a otros gastos. 

El uso principal de las huchas es siempre el ahorro y el objetivo final de ese dinero suele tener un cariz positivo (unas vacaciones, la compra de una videoconsola, etc.). En cuanto al llenado, tú eliges qué querrás introducir en ella: la calderilla del día a día, las monedas de 2€ al final de cada jornada, las propinas de tu trabajo...

Ayúdate de la financiación y de los microcréditos

La financiación personal tiene un objetivo claro: permitir afrontar desembolsos más o menos elevados de forma cómoda. Por ello, conviene desterrar la idea de los microcréditos como un recurso de última hora ‘a la desesperada’. Pese a que tienen gastos de gestión, su uso vale la pena en términos de organización personal. De hecho, sin unos objetivos claros y sin la ayuda de la financiación, se corre el riesgo de tener que recurrir a los ahorros personales como ayuda, lo que descuadra enormemente las finanzas personales. En Creditocajero.es podras solicitar hasta 300€ nada más darte de alta en nuestra plataforma, a devolver en hasta 31 días.

Automatiza procesos

La última de estas cinco ideas es la de automatizar procesos. Domiciliar recibos y pagos evitará olvidos y retrasos, cuya consecuencia son gastos y sanciones económicas. Por ejemplo, cuando tu cuenta se queda en números rojos por algún descuido. Por otro lado, la automatización de pagos también te ahorrará tiempo, especialmente si tienes que salir de casa para realizar la operación. Es el caso del pago de recibos domésticos en la oficina bancaria, donde te podrás encontrar con largas colas y esperas debido a que el horario para esos fines es reducido y a que muchas personas acuden a la sucursal entonces. Además de los pagos, también podrás automatizar tus acciones de ahorro, como ingresos a cuentas de ahorro o planes de pensiones, que te ayudarán a saber en todo momento cuál es tu dinero disponible.