Si alguna vez has pensado "no llego a fin de mes" tenemos la solución

Si no llegas a fin de mes, lo primero que debes hacer es no caer en la desesperación: es una situación que le ocurre a muchas personas en este país, ya sea de forma puntual o de forma permanente. Lo siguiente que debes plantearte es una forma de ‘darle la vuelta a la tortilla’. En general, existen tres formas de mejorar tu poder adquisitivo y, por tanto, afrontar todo el mes con garantías: reducir gastos, aumentar ingresos o reorganizar el dinero disponible. En este artículo te damos algunos consejos que tienen que ver con esos tres aspectos citados y que harán que nunca más pronuncies la frase “no llego a fin de mes”.

No llego a fin de mes

Revisa tus gastos uno a uno

El primer paso a dar es, sin duda, analizar tus gastos uno a uno y en profundidad. Haz una lista de recibos que tienes cada mes y entra en el detalle de cada factura. De esta manera puede que descubras gastos superfluos, servicios que realmente no utilizas o errores de facturación por parte de tus compañías proveedoras. En ese caso, no dudes en darte de baja de los servicios que sean prescindibles o bien renegociar con esas compañías unas condiciones y unos precios más adaptados a tus posibilidades. Esta solución es muy habitual con compañías de telefonía, televisión y otros servicios domésticos. 

Prepárate para mejorar laboralmente o consigue ingresos extra

Quizá no se trate de una solución a corto plazo, pero sí puede resolver tus problemas en el futuro. Analiza tu situación laboral y trata de mejorarla. Fórmate, recicla conocimientos, manténte informado de las novedades de tu sector para poder crecer profesionalmente y, por tanto, mejorar tu salario, ya sea en tu empresa o en otras compañías.

Otra forma de conseguir mayores ingresos es añadir un segundo trabajo u ocupación. Desde servicios de limpieza a domicilio a actividades que se puede realizar de forma telemática por la noche desde casa, pasando por la intermediación en la venta de productos o servicios a cambio de una comisión. Cualquier ingreso extra será bienvenido para llegar mejor a fin de mes.

Márcate un salario estándar para equilibrar los altibajos

Una buena práctica, sobre todo para los trabajadores autónomos que no tienen unos ingresos similares todos los meses, es marcarse un salario estándar con el que poder salir adelante cada mes y, si un determinado mes cobras por encima de esa cantidad, pues la ‘apartas’ y reservas esa diferencia para poder contrarrestar otros meses en los que cobrarás  menos o, simplemente, tendrás más gastos. Esta práctica también es totalmente válida para asalariados que tienen la posibilidad de echar horas extra en su trabajo o que reciben incentivos salariales según objetivos.

Solicita un préstamo online cuando surja el “no llego a fin de mes”

Una de las mejores formas de reorganizar el dinero disponible es solicitar préstamos online, en vez de recurrir a ahorros y descuadrar cuentas. La solución de préstamo online es interesante cuando surgen situaciones de necesidad concretas: gastos imprevistos, problemas en el cobro de la nómina y ejemplos similares. Y lo es porque son fáciles de solicitar, rápidos de cobrar y con requisitos de acceso muy flexibles.

Un buen ejemplo de ello son los minipréstamos de Creditocajero.es. En esta plataforma puedes disponer de entre 50€ y 300€ en apenas diez minutos, a devolver en un periodo de entre 5 y 31 días, cuando probablemente la situación económica personal se haya reestablecido. El importe del crédito es ampliable hasta 1.000€ cuando se trata de clientes que se acogen al programa de fidelización de la web tras haber devuelto con éxito el primer préstamo personal en la plataforma. Y si surgen nuevos imprevistos que complican la devolución a tiempo del crédito, los clientes pueden prorrogar dicha fecha para poder devolverlo con mayor plazo.

Reunifica deudas cuando los problemas sean permanentes

Si bien los microcréditos son una solución inmejorable para situaciones puntuales, la reunificación de deudas lo puede ser cuando esos problemas son permanentes todos los meses. A ello recurren muchas familias que tienen la losa de “no llego a fin de mes” porque cuentan con demasiados préstamos y, en algunos casos, demasiado onerosos (hipoteca, coche, personal, tecnología, etc.). 

En estos casos, la idea es sencilla: a través de una agencia negociadora, los clientes pactan con las entidades de crédito una cuota unificada para saldar todas las deudas. El importe de dicha cuota unificada es más bajo que la suma de todos los recibos por separado, aunque el periodo de amortización es más largo, es decir, tiene más mensualidades. El resultado es un mayor desembolso a largo plazo porque el calendario de cuotas es más largo, pero también supone un mayor desahogo a la hora de afrontar los gastos mensuales, lo que permite a las familias llegar mejor a fin de mes y hacer su situación económica más sostenible.