Tengo que pagar una multa y no tengo dinero ¿qué hago?

A todos nos ha pasado alguna vez: nos hemos visto en la tesitura de tener que pagar una multa, especialmente de tráfico. Y seguramente nos vuelva a pasar: un exceso de velocidad en un tramo con gran restricción, un semáforo ante el que no hubo tiempo de frenar, un estacionamiento más largo del permitido… Muchos son los motivos que pueden dar lugar a una sanción económica. Y su periodo de pago no siempre llega en el mejor momento. Por ello, en este artículo te damos soluciones para pagar una multa. Especialmente una propuesta: la de los mini préstamos online de Creditocajero.es.

pagar una multa

Una solución para pagar una multa: mini préstamos online

Los mini préstamos online de Creditocajero.es son una interesante solución para pagar una multa. Y lo son por diversos motivos. Por ejemplo, por el importe moderado de este tipo de financiación. En el caso de los tradicionales préstamos personales bancarios, el importe a conceder suele ser superior a los 5.000€ o 10.000€. Y como el importe medio de una multa de tráfico suele rondar los 100€ o 200€, ¿para qué pedir más? Por ello, un mini préstamo es ideal: puedes pedir solo lo que necesites.

En el caso de Creditocajero.es, el importe a solicitar va desde los 50€ como mínimo hasta los 300€ como máximo en la primera solicitud. Por tanto, estas cantidades de dinero son más que suficientes para afrontar una multa, sin tener que solicitar más de lo necesario. En siguientes solicitudes, ese importe puede aumentar progresivamente hasta los 1.000€, por lo que con ello se podrían pagar infracciones más graves.

Otra ventaja de nuestros mini préstamos online es que no te preguntaremos el motivo por el cual pides financiación. Nos limitaremos a analizar si reúnes los sencillos requisitos para acceder a un crédito y, si es así, te lo concederemos. Nos es indiferente si tienes pensado pagar una multa, comprar las entradas de un concierto o cualquier otra idea. Privacidad y discreción están totalmente garantizadas con Creditocajero.es.

Ventajas de pedir un mini crédito para pagar una multa

En primer lugar, pedir un minicrédito para pagar una multa te permitirá poner bajo control la situación derivada de la infracción. De lo contrario, el impago conllevaría perjuicios aún mayores. Por ejemplo, recargos económicos futuros, a pagar cuando procedas a liquidar la cantidad adeudada. Otra consecuencia negativa de no pagar una multa es la posibilidad de sufrir embargos por parte de la Administración que emitió la multa (Guardia Civil y Ayuntamientos, principalmente). La legislación española permite que una institución de este tipo proceda al cobro directo de la sanción a través de la cuenta bancaria del infractor.

También puede darse otra situación nada deseable: el impago de una o varias multas puede hacer que el infractor sea incluido en el Fichero de Incidencias Judiciales o FIJ, que es una base de datos de ciudadanos que tienen deudas pendientes con las Administraciones Públicas: impuestos impagados, deudas con la Agencia Tributaria y otros asuntos, entre ellos, las multas no sufragadas.

Por otro lado, pedir un minicrédito online para pagar una multa puede suponer un ahorro de dinero, aunque parezca difícil de creer. Todas las multas tienen lo que se llama ‘periodo voluntario de pago’. Es decir, un periodo durante el cual el importe de la multa es más bajo, normalmente el 50%: si una infracción son 100€, hasta una determinada fecha serán 50€. Por tanto, si en ese momento no dispones de suficientes fondos para pagar en periodo voluntario, o bien prefieres no descuadrar tus cuentas, puedes pedir un minipréstamo y pagar la multa. Por supuesto, los gastos de gestión serán mucho menores que ese 50% que pagarías de más en caso de no aprovechar el periodo voluntario.

Otras alternativas para multas

Existen otras alternativas a tu alcance para tratar el problema de una multa. Por ejemplo, recurrirla. Existen empresas dedicadas a ello, y también algunas compañías aseguradoras ofrecen este tipo de servicios a clientes premium. Sin embargo, estos recursos suelen prosperar solo cuando hay errores evidentes en la multa, ya sea por su tramitación, por su notificación o por los datos contenidos en ella. Pero en otros muchos casos, estos recursos sirven solo para retrasar el pago, lo cual implicaría el gasto extra por sobrepasar el periodo voluntario y unos costes adicionales por los servicios de la empresa de asesoría.

En algunos casos, existe la posibilidad de fraccionar el pago de la multa, en dos o tres pagos durante diferentes meses. Esta solución puede suponer un alivio para el infractor, pero a menudo es incompatible con el periodo voluntario de pago, por lo que no posibilita ahorro de dinero.

Y por último, se puede hacer mención a la alternativa que dan algunas Administraciones como contraprestación por determinadas infracciones: la de los trabajos sociales. Normalmente está relacionada con la limpieza, tanto en la infracción como en el pago. Por ejemplo, limpiar pintadas de las paredes a quienes realicen grafitis ilegales, o barrer las calles a quienes no recogen los excrementos de sus mascotas.