Préstamos personales online rápidos: ¿qué son?

Los préstamos personales online rápidos son una herramienta de financiación cada vez más popular en España por sus múltiples ventajas. Sin embargo, todavía hay personas que no conocen este sistema de microcréditos o no están familiarizados con él. En este artículo te contamos todo lo que tienes que saber sobre ellos, prestando atención precisamente a sus tres atributos específicos: personales, online y rápidos.

Préstamos personales online rápidos

¿Qué quiere decir préstamos... personales?

En el mundo de las finanzas, un préstamo personal hace referencia siempre a un tipo de crédito de baja cuantía, por contraposición a otros préstamos que tienen importes muy altos (a menudo, superiores a 10.000€) y suelen ir ligados a un propósito concreto, que por esa razón reciben un nombre específico: préstamo hipotecario para hipotecas, préstamos la compra de vehículos, para estudios superiores, etc.

De hecho, una de las características básicas de los préstamos personales es que el cliente los puede utilizar para lo que quiera. En Creditocajero.es, esto no es una excepción: el usuario puede solicitar entre 50€ y 300€ y los puede emplear en lo que prefiera, sin tener que dar explicaciones. Además, los usuarios que formen parte del programa de fidelización a partir del segundo préstamo personal pueden solicitar hasta 1.000€.

Préstamos personales... online: ¿en qué consiste?

El atributo ‘online’ no es ni mucho menos casual: es una de las características que diferencian a estos microcréditos de los que ofrece normalmente la banca tradicional y hace referencia a que todas las etapas del proceso se realizan por Internet, a distancia, sin necesidad de acudir físicamente a una oficina ni respetar unos horarios de apertura y cierre: la plataforma de Creditocajero.es está siempre disponible y en funcionamiento, a cualquier hora y en cualquier lugar, con la única condición de tener conexión a Internet.

Esto quiere decir que el registro en nuestra plataforma se puede hacer tranquilamente desde casa, pues lo único que hace falta es rellenar el formulario de alta y, eventualmente, entregar algunos documentos que ayuden a acreditar la identidad del usuario. En cualquier caso, esos documentos básicos tales como el DNI se pueden enviar también de manera telemática. Por otro lado, el dinero se recibe directamente en la cuenta bancaria del cliente, por lo que éste lo podrá consultar y utilizar desde el sistema de Banca Online de los principales bancos, ya sea para compras online o para transferencias inmediatas.

El carácter online de los préstamos personales rápidos es interesante también a la hora de la devolución, pues el importe del crédito más los gastos de gestión se puede saldar desde el Área de Usuario y con la ayuda de una plataforma de pago de reconocido prestigio a nivel internacional. Además, si el usuario sufre algún contratiempo en ese periodo y necesita posponer el pago del importe, también puede solicitar la prórroga por Internet, desde nuestra plataforma. En cualquier caso, esta última etapa se adapta a las preferencias de cada cliente, puesto que quien cuente con ese dinero en mano puede acudir a una oficina bancaria y realizar el ingreso en un número de cuenta del BBVA, si así le resulta más cómodo.

Préstamos personales online… rápidos. ¿Qué se entiende por ello?

Por último, el tercer atributo de este sistema de financiación personal es el de ‘rápido’. Pero, ¿qué se entiende por rápido? No cabe duda de que este término es bastante subjetivo: lo que para una persona es veloz, para otra puede no serlo. Sin embargo, en el mundo de las finanzas, donde los trámites se prolongan días, semanas e incluso meses, nadie pone en cuestión que el tiempo medio de cobro de estos préstamos es siempre rápido: hasta 10 minutos, si no se producen incidencias. Es por ello, que en muchos casos también reciben el nombre de préstamos personales online inmediatos o urgentes.

Esta característica es la verdadera revolución de este método de financiación. Y de hecho, es posible gracias a Internet y al desarrollo de la informática, capaz de funcionar en modo automático. En el caso de Creditocajero.es, nuestro servidor cuenta con un software que procesa y valida automáticamente la información facilitada a través del formulario de registro, lo que propicia que el plazo de aceptación de la solicitud sea mucho más rápido que los estudios y análisis que realizan en las oficinas bancarias.

Por otro lado, el concepto de rapidez también va ligado a la última fase del proceso: el de la devolución. Los préstamos concedidos por la banca tradicional, incluyendo sus préstamos personales, establecen calendarios de pago muy largos, con numerosas cuotas mensuales, aunque estas sean de bajo importe. Y la consecuencia de ello es que el crédito se encarece en gran medida, pues cada cuota lleva asociada unos intereses. Pero en el caso de los préstamos personales online rápidos, el plazo de devolución es corto (entre 5 y 31 días), que además se realiza de una sola vez.