Préstamos rápidos

Gracias a Internet, los préstamos personales se han hecho más ágiles y sencillos. Por eso ahora podemos hablar con propiedad de ‘préstamos rápidos’. En este artículo te explicamos en qué consisten estos minicréditos online, qué entendemos verdaderamente por rápido en Creditocajero.es y qué diferencias hay con respecto a los préstamos tradicionales, aquellos que se solicitan en las oficinas bancarias y que muchas veces ofrecen un NO por respuesta.

Image title

Qué son los préstamos rápidos

La definición de préstamo rápido parece obvia nada más leerlo: se trata de un crédito que se concede en un corto periodo de tiempo. Pero a este concepto van asociadas algunas características que le son inherentes. Por ejemplo, la posibilidad de realizar todo el trámite a través de Internet. Por ello muchas veces se les añade la denominación de crédito rápido online: la solicitud, la concesión y la transferencia a cuenta se realiza todo de forma telemática.

Además, estos préstamos rápidos también tienen en común el proceso automatizado de solicitud y concesión, gracias a un software de última tecnología y 100% seguro, además de ser sencillo e intuitivo. Pero eso no quiere decir que el solicitante se encuentre solo en estas fases del proceso, al menos en Creditocajero.es: siempre tiene a su disposición una persona de soporte e información, ya sea a través del número de teléfono o de la cuenta de correo electrónico.

Otra característica clásica de estos créditos veloces son los parámetros accesibles y razonables que se manejan, al alcance del bolsillo de todos los usuarios. En el caso de Creditocajero.es, esos parámetros son:

  • Dinero que se concede: entre 50€ y 300€.
  • Plazo en el que se puede devolver: entre 5 y 31 días.

Pero además de todo ello, Creditocajero.es afina aún más el concepto de rapidez. En nuestra web, la palabra “rápido” significa “10 minutos”. Ese es el periodo de tiempo tras el cual el cliente podría recibir su dinero urgente en la cuenta bancaria facilitada, siempre y cuando no se produzcan errores o problemas en la tramitación, principalmente relacionado con los datos personales aportados.

Qué hace posible estos créditos rápidos

Lógicamente, lo que hace posible que este servicio de financiación instantáneo se pueda producir en 10 minutos es Internet, que ha revolucionado todos los sectores económicos, incluido el crediticio. Pero con esa base, Creditocajero.es ha desarrollado un sistema automático capaz de procesar de manera veloz y segura toda la información aportada a través del formulario de nuestra web. Y para cuando surge algún problema, contamos con personal cualificado en la ‘trastienda’ de la web para dar soporte e información inmediata a quien lo necesite.

El otro pilar sobre el que se sostiene esta rapidez en la concesión de créditos personales instantáneos es el grupo financiero que respalda nuestra web. Creditocajero.es forma parte del grupo Friendly Finance Group, uno de los grandes referentes internacionales en esta materia, con una dilatada y reconocida carrera en los países nórdicos y en Europa central.

Principales diferencias con respecto a los créditos tradicionales

Una vez conocidas las principales características de estos préstamos online, es interesante confrontar algunas diferencias con respecto a los créditos tradicionales, con el fin de conocer las ventajas de los minipréstamos por Internet en toda su dimensión. Estos son algunos detalles de los que no pueden presumir las entidades tradicionales de crédito:

  • Libertad total de horarios: mientras las oficinas bancarias o los locales de las empresas crediticias se ajustan a unos horarios fijos, que suelen coincidir con el horario comercial, Creditocajero.es opera siempre, sin cierre ni descanso, los 7 días de la semana, durante las 24 horas del día. Esto permite al cliente organizarse los tiempos de solicitud y devolución según le convenga.
  • Tramitación desde casa o desde el móvil: todas las fases del proceso se pueden realizar cómodamente desde casa, con un ordenador de sobremesa, portátil o tableta. Lo único que hace falta es tener conexión a Internet. Y precisamente la revolución de los smartphones ha abierto nuevas posibilidades a quienes solicitan un préstamo rápido: con el teléfono móvil se puede solicitar un crédito en cualquier lugar imaginable, como en la calle, en una biblioteca, en un bar, en un museo, en un supermercado…  Por el contrario, los bancos, a pesar de que cuentan con Oficina Virtual, ponen muchas trabas a la hora de conceder créditos personales directamente a través de Internet, sin entrevistas físicas.
  • Gastos de gestión totalmente transparentes y justos: antes incluso de enviar la petición, todo usuario sabe de forma clara cuáles son los gastos asociados a ese crédito. Sin letra pequeña y sin comisiones añadidas, salvo que el usuario se demore en la devolución del minicrédito, lo que lleva aparejada la lógica comisión de aplazamiento.
  • Máxima discreción: en los bancos hay que estar de cuerpo presente a la hora de solicitar un crédito y firmar su concesión, pero en los préstamos rápidos de Creditocajero.es nadie tiene por qué enterarse de la operación, pues es totalmente privada, con arreglo a la Ley de Protección de Datos vigente.