Qué son los créditos rápidos sin papeles

Los créditos rápidos sin papeles, que normalmente se solicitan por Internet, se han popularizado de tal manera que ya forman parte de la vida cotidiana de muchas personas. Sin embargo, hay otras que todavía no tienen claro este concepto. En este artículo trataremos de explicar qué son exactamente, atendiendo a las dos características que los definen: la rapidez y la ausencia de papeleos. Al mismo tiempo y para entenderlos mejor, los compararemos con los préstamos a los que están desbancando como solución de financiación personal: los créditos bancarios.

Créditos rápidos: la velocidad ahora se mide en minutos

Para hablar de créditos rápidos, ahora se puede hablar de minutos: los trámites se han agilizado de tal manera que con los préstamos online el usuario puede recibir el dinero fácil en su cuenta en apenas un instante. Creditocajero.es maneja un periodo estándar de 10 minutos entre la solicitud y la recepción del dinero, que aumenta solo si hay algún tipo de incidencia con los datos suministrados por el usuario solicitante.

Si comparamos los tiempos que manejan las entidades bancarias y los de sitios web como Creditocajero.es, la diferencia salta a la vista: las oficinas bancarias suelen dilatar el proceso durante, al menos, varios días, y en muchos casos se contabilizan por semanas, en función del tipo de préstamo.

Pero, ¿a qué se debe esta diferencia de tiempos? Pues principalmente a dos motivos. Por un lado, la mayor disponibilidad online. De hecho, Creditocajero.es está siempre ‘abierto’, durante las 24 horas de los 365 días del año, gracias a un sistema informático automatizado que procesa todas las solicitudes que recibe. Y por otro lado, la eliminación de trabas burocráticas, como veremos en el siguiente apartado.

En cambio, las oficinas bancarias tienen unos horarios muy estrictos y reducidos, normalmente de lunes a viernes por la mañana y algún día por la tarde. Eso hace que el usuario tenga más dificultades para acudir a solicitar un crédito y limita el tiempo dedicado por el personal a la tramitación de cada préstamo.

creditos rapidos sin papeles

Créditos sin papeles: ampliando el derecho a la financiación

Los créditos rápidos sin papeles reciben esta denominación porque, literalmente, no emplean papeles: todo el proceso es online, sin necesidad de generar documentos físicos, mucho más incómodos y menos manejables. Pero el concepto ‘sin papeles’ también hace referencia a la reducción del papeleoa la hora de solicitar el crédito: en la mayoría de los casos, lo único que debe demostrar el usuario que solicita el préstamo es su documento de identidad.

Sin embargo, en los bancos esta situación nunca se da. De hecho, son muchos los documentos a entregar físicamente en una oficina bancaria. Por ejemplo, las tres últimas nóminas que acrediten la condición de trabajador en activo y con un salario relativamente holgado. Otro documento muy habitual a la hora de tramitar un crédito bancario es el aval, que a veces compromete a una tercera persona como avalista o que en otras ocasiones significa un gasto extra de dinero urgente, puesto que la concesión de un aval bancario tiene un coste elevado.

Las razones por las que en los créditos rápidos sin papeles no hay trabas burocráticas son sencillas. Una es el importe reducido y asumible de todos ellos, que puede llegar a ser de apenas 50€, lo que hace innecesario cualquier tipo de estudio sobre la capacidad financiera del solicitante. En cuanto a los importes máximos, lo habitual son 300€, aunque con Créditocajero los usuarios fieles pueden llegar a la cifra de 1.000€. De hecho, esa es la otra gran razón por la que prácticamente no se piden documentos complejos: en Creditocajero.es se premia la fidelidad y se tiene confianza en los clientes que ya han disfrutado y devuelto a tiempo uno de nuestros minipréstamos.

En cambio, los préstamos que maneja la banca ofrecen cantidades elevadas porque de otra manera sería inviable el sistema: 5.000€, 10.000€ e incluso más para un crédito personal. Esto hace que, si no hay desconfianza, al menos sí hay prudencia a la hora de prestar dinero, requiriendo todo tipo de documentos que no solo dilata el proceso sino que también lo hace inviable en ocasiones.

Pero más allá de todo ello, hay otras ventajas que tienen estos créditos rápidos sin papeles. Una de ellas es la facilidad tanto en la solicitud como en la devolución: ambos trámites son online y a través de plataformas muy sencillas, que no requieren de conocimientos informáticos o financieros previos. Por otro lado, la discreción es una cualidad muy valorada por muchos usuarios, puesto que les permite solicitar su crédito en el anonimato con respecto a su entorno, sin necesidad de que ningún familiar o amigo se implique ni se entere. Por último, la disponibilidad geográfica también es un punto a favor de estos pequeños créditos online: basta un ordenador, una tablet o un smartphone con conexión a Internet para poder solicitar financiación que hasta ahora se negaba a buena parte de la ciudadanía.