Solicitar paro

solicitar paro

Si te has quedado sin trabajo tienes derecho a una prestación, para ello debes registrarte en el paro dirigiéndote a la oficina de empleo correspondiente tras la solicitud y obtención de una cita previa en la página del SEPE (Servicio Público de Empleo Estatal).

El procedimiento para solicitar paro no debes tardar en realizarlo puesto que se consideran 15 días hábiles después de haber finalizado la relación laboral para iniciar los trámites y poder cobrar la prestación. Recuerda que presentar los documentos completos puede llevar algo más de tiempo en algunos casos.

La documentación para solicitar paro contempla:

  • Modelo oficial de solicitud de la prestación por desempleo que incluya los datos personales.
  • Identificación del solicitante y de los hijos o hijas que están a su cargo (DNI/Pasaporte/TIE/NIE, Libro de Familia o documento equivalente en el caso de extranjeros).
  • Certificado o certificados de empresa en las que has trabajado en los últimos 6 meses (si no se han enviado por las empresas al SEPE). Podría solicitarse copia de los documentos oficiales de cotización de los últimos 180 días cotizados.
  • Documento que te acredita como titular de la cuenta bancaria donde se abonará la prestación.
  • Justificante de ingresos del mes anterior.
  • Los emigrantes retornados, discapacitados o ex presidiarios deberán presentar un certificado que acredite su situación.

Recibir esta prestación por desempleo es una manera ideal para obtener un crédito rápido, por lo que queda demostrado que se puede pedir un préstamo en paro. Y es que estos pagos dispuestos para personas que han perdido su empleo formal gozan de características que lo convierten en un ingreso fijo y estable para quienes lo reciben, evitando que estas personas sean discriminadas para solicitar financiación, solo debes recordar solicitar paro a tiempo.

De hecho, las condiciones de préstamo y pago se mantienen igual que en el caso de otros solicitantes.

Recomendaciones para ahorrar si estás en paro

Mientras estés en el paro puedes ingeniártelas para conseguir la manera de cómo ahorrar en casa. Verás como si estás más pendiente de ciertos detalles puedes lograr significativos ajustes en tu presupuesto.

Respeta tu presupuesto. Evita comprar de manera impulsiva, piensa mejor en que gastas cada euro y atiende a tus necesidades puntuales. Es hora de renunciar por una temporada a los gastos en vacaciones, comprar en periodo de rebajas, etc.

Reduce los gastos en casa: haz mantenimiento a radiadores, aires acondicionados y demás aparatos de climatización en casa para lograr su funcionamiento adecuado y evitar que gasten más energía de lo que deben que es lo que en definitiva aumenta la factura eléctrica. 

También es recomendable revisar las rendijas y demás juntas por las que se pueda escapar el aire caliente o frío, no desperdicies dinero.


Cuando vayas a hacer la compra procura utilizar los cupones que previamente has logrado reunir, además de aprovechar las ofertas disponibles, revisa las condiciones del establecimiento porque algunos premian con un descuento importante la compra por internet.

Ocúpate más de ti mismo y no gastes dinero a lo tonto comiendo fuera o necesitando otros servicios externos que puedes solventar en casa.