Subvenciones para emprendedores en 2017

Las subvenciones para emprendedores siempre han existido, aunque en los últimos años se han generalizado a todos los niveles y en todos los sectores. Uno de las grandes razones que explica este hecho es el interés de las instituciones por la conversión de parados en trabajadores autónomos, considerados como generadores de riqueza. Sin embargo, cabe realizarse una pregunta al respecto: ¿es bueno depender de este tipo de ayudas para salir adelante? En este artículo ofrecemos varios puntos de vista al respecto, te indicamos algunas de las subvenciones vigentes para este año y hacemos referencia a las alternativas más convenientes para tu negocio.

Image title

Pros y contras de las subvenciones para emprendedores

Las subvenciones para emprendedores son una ayuda para la puesta en marcha de una actividad. Y como tal, siempre son bienvenidas: toda ayuda es poca para lanzar un negocio, especialmente en sus primeras fases, donde la balanza de gastos e ingresos suele decantarse del lado de los gastos. Las subvenciones a fondo perdido, que no requieren de reembolso al pagador, son las más cotizadas, lógicamente.

Sin embargo, la empresa o autónomo que recurra a estas subvenciones no debería tener excesiva dependencia de ellas. Entre otras razones porque no son fijas: se convocan con cargo a los presupuestos de la Administración o institución correspondiente, pero pueden dejar de convocarse de un año para otro. Y además, depender de ellas para salir adelante esconde un indicador negativo: la empresa no es sostenible por sí misma, no genera los ingresos necesarios como para que sus cuentas cuadren.

Algunas subvenciones para emprendedores en 2017

Sea como fuere, lo que está claro es que a nadie le amarga un dulce. Por ello, aquí te indicamos algunas subvenciones para emprendedores en 2017, a las que podrás recurrir independientemente de la situación económica de tu compañía. Actualmente se cuentan por decenas, por lo que las agruparemos según su naturaleza:

  • Subvenciones en forma de bonificación de gastos: muchas son las comunidades autónomas e incluso ayuntamientos que asumen parte de los gastos de una empresa o autónomo durante sus primeros meses de actividad. La Comunidad de Madrid es un ejemplo de ello, que permite a los nuevos autónomos desembolsar solo 50€ como tarifa fija de cotización.
  • Subvenciones según el sector económico: las ayudas están generalizadas en todos los sectores económicos, pero algunos cuentan con más subvenciones si cabe, dado su carácter estratégico. Es el caso del turismo y del Principado de Asturias, que ofrece apoyo a las pymes turísticas radicadas en esta comunidad.
  • Subvenciones para mujeres: cada vez son más las mujeres emprendedoras en nuestro país. Ya sea causa o consecuencia, muchas son las ayudas que van dirigidas directamente a ellas.

Ejemplos de esto último hay muchos. Por ello, la web de la Cámara de Comercio ha elaborado un completo elenco de ayudas para mujeres en este año, que es también de gran utilidad para todos los emprendedores en general.

Alternativas a las subvenciones

Por todo lo comentado hasta ahora, lo ideal para una empresa o autónomo que ya ha echado a andar es buscar otras ayudas que no sean directamente subvenciones. En este sentido, el apoyo más adecuado es la financiación, que puede acompañar al negocio en cualquier fase de su vida: inicio, consolidación y expansión. Y a diferencia de lo mencionado con las subvenciones, utilizar de forma planificada y responsable esta herramienta esconde un indicador positivo: el de tener la capacidad económica suficiente como para devolver un crédito.

Un tipo de financiación habitual en el mundo empresarial es la línea ICO, como ya indicábamos en otros posts. Son minipréstamos o líneas de crédito otorgados por el Instituto de Crédito Oficial. Y dado el carácter público de dicha institución, sus condiciones suelen ser más ventajosas que las de los bancos. No obstante, esta solución es solo viable para proyectos de gran envergadura, pues sus cantidades se cuentan por miles o decenas de miles de euros.

Para cantidades más modestas, los microcréditos se presentan como la alternativa más adecuada a las subvenciones. Y buen ejemplo de ello son los préstamos de Creditocajero.es, a los que no solo se les puede dar un uso personal, sino también profesional. En nuestra web podrás conseguir hasta 300€ a devolver en un máximo de 31 días, límites que se pueden ampliar una vez que hayas utilizado nuestros servicios en más de una ocasión.

Como prueba de situaciones en las que un microcrédito puede ser de gran utilidad para pymes y autónomos, aquí va un breve listado:

  • Gastos corrientes de tesorería
  • Financiación de acciones puntuales de marketing
  • Adquisición de material para productos cuya venta ya se ha cerrado de antemano
  • Gastos de adquisición de mobiliario o material de oficina

Y como estas situaciones, otras muchas más. Si crees que los minicréditos pueden ser una ayuda sostenible para tu negocio, pide ya el primero y comienza a disfrutar de sus ventajas.