Algunas de las posibilidades de trabajo para estudiantes universitarios

Si eres un estudiante universitario o alumno de un curso de formación de grado superior, seguramente te surja la siguiente duda: ¿cómo conseguir unos ingresos económicos para mis gastos sin dejar de lado los estudios? Por ello, en este artículo abordamos el tema de los trabajos para estudiantes universitarios y te mostramos algunas soluciones de empleo para tu perfil laboral.

Algunas de las posibilidades de trabajo para estudiantes universitarios

Prácticas en empresas

Como ya sabrás, tu universidad o centro de estudios tiene acuerdos bilaterales con empresas relacionadas con tu sector. Puedes acudir al departamento correspondiente para informarte sobre sus ofertas de trabajo para estudiantes, que suelen ser en calidad de prácticas y que te servirán para ir adquiriendo experiencia en tu sector y para empezar a moldear un buen currículum futuro.

No obstante, si lo que quieres es disfrutar de un dinero para tus gastos, hay dos razones por las que esta opción quizá no sea tu solución. En primer lugar, porque solo suele ser efectiva para los alumnos del segundo ciclo de la carrera, de modo que quizá todavía sea pronto para aspirar a ello. Y en segundo lugar, porque buena parte de las prácticas que se ofrecen no son remuneradas, por lo que, a efectos prácticos, no sirven de ayuda.

Trabajos part time, estacionales o de fin de semana

Ante esta situación, muchos son los que buscan empleos que no tienen que ver son su sector. Hay determinados puestos que, por su gran estacionalidad o por su alto nivel de rotación, son vistos como trabajos para estudiantes. Algunos de los más habituales son los de camarero/a o dependiente/a en una tienda de moda. Suelen ser empleos part time (no más de 20 horas a la semana), estacionales (en vacaciones de verano o en temporada de Navidad) o de fin de semana.

Se trata de una situación dura, pues supone dedicar el tiempo libre al trabajo, reduciendo drásticamente los momentos semanales de descanso. No obstante, la energía propia de un joven estudiante y la certeza de que se trata solo de una situación transitoria obran este ‘milagro’ de productividad en uno y otro ámbito. Y si estos empleos para estudiantes se ejercen de forma legal, con contrato, su nómina puede acreditar como fuente de ingresos para pedir un minipréstamo en nuestra web.

Becas de colaboración en la universidad

Sin duda, los más cotizados entre los trabajos para estudiantes son las becas de colaboración en la propia universidad. Primero, porque tienen lugar en las instalaciones del propio centro de estudios, con el consiguiente ahorro de tiempo y dinero que ello conlleva. Segundo, porque suelen tratarse de puestos muy llevaderos: atención a usuarios en la biblioteca, labores de archivo y catalogación de sus fondos, etc.

Tercero, porque al estar convocados por la propia universidad, sus horarios suelen ser bastante más compatibles con los estudios y con el descanso personal que otros trabajos no relacionados: por ejemplo, no se suele trabajar los fines de semana y el horario de fin de jornada no suele ser muy tardío. Y cuarto, porque la cuantía que ofrecen no está nada mal en comparación con las prácticas para estudiantes o con los trabajos part time para estudiantes: en este caso siempre son remunerados y proporcionalmente cumplen con el Salario Mínimo Interprofesional. Por ello, estas becas también suelen ser una fuente de ingresos aceptada en nuestra web para otorgar un préstamo personal.

Autoempleo: no habitual pero una opción válida

El autoempleo suele contemplarse como una opción para emprendedores o como una alternativa a una situación de desempleo. Sin embargo, por qué no, también puede ser válida para jóvenes estudiantes, que además pueden acogerse a diferentes bonificaciones de Hacienda y la Seguridad Social.

Muchas son las razones para recurrir al autoempleo ya desde edades tempranas, en vez de hacer ‘trabajillos’ en negro. Una, para poder tener una mínima protección en caso de accidente durante la realización del trabajo. Otra, para que lo cotizado cuente de cara al futuro (muy lejano aún, pero futuro) y la jubilación u otras prestaciones sociales. Y por último, para que dicha experiencia pueda demostrarse mejor en el currículum vitae.

El papel de los microcréditos

Los créditos online, como los de Creditocajero, cumplen un papel interesante para jóvenes trabajadores. En el caso del autoempleo, un minipréstamo puede ser el empujón necesario para realizar una actividad: la compra de equipo fotográfico, la adquisición de un ordenador portátil, etc.

Por otro lado, pueden ser una ayuda económica y pasajera para un gasto inmediato, a la espera de cobrar el primer sueldo o uno que llega con retraso.

Además, suponen una herramienta de financiación a tener en cuenta a la hora de organizar un evento o actividad: fiesta universitaria para recaudar fondos de cara al viaje de fin de carrera, encuentros entre asociaciones, la publicación de una revista, etc. Dado que la financiación bancaria no suele abarcar este tipo de conceptos, nuestros minicréditos sí representan una solución a mano y siempre disponible, que puede adjuntarse con su comprobante en informes de gastos de organización.