Vivir en un piso compartido

piso compartido
Designed by Freepik

Debes saber que vivir en Madrid es una opción a considerar si te gusta la mezcla entre lo cosmopolita y cultural. Sin embargo, pueden ser un poco costoso las expensas en la capital española. Si tu sueño es vivir en Madrid, en Creditocajero queremos ayudarte a tener todos los gastos lo más bajos posible a través de un buen control.

Cuando uno se muda de lugar es inevitable preguntarse: ¿Podré pagarlo? ¿Dónde puedo esperar vivir teniendo en cuenta mi presupuesto? ¿Cuánto dinero me quedará después de pagar el alquiler y los costes de los servicios? 

Vivir en un piso compartido puede ayudarte a mantener tu presupuesto equilibrado. Alquilar un piso puede transformarse en la mejor opción de alojamiento para que disfrutes al máximo de tu estancia en Madrid. Por ejemplo, Madrid ofrece una oferta con gran variedad de alojamiento de calidad en la modalidad de piso compartido. La mayoría de los inquilinos son jóvenes (entre 18 y 30 años) y permanecen allí desde una semana hasta un año.

Consejos para buscar un piso compartido

Normalmente los pisos compartidos más cotizados son aquellos que se encuentran ubicados en zonas con barrios seguros y cerca de estaciones de metro. También debes tener en cuenta que en el coste de alquiler en pisos compartidos muchas veces incluyen la factura de servicios (gas, electricidad, internet, agua, teléfono fijo, limpieza de áreas comunes). Y si no incluye el servicio de electricidad, una de las facturas más costosas, te recomendamos tratar de mitigar el costo de estos servicios, utilizando bombillas de bajo consumo, por ejemplo.

Ventajas y desventajas de un piso compartido

Vivir en un piso compartido puede ser muy llevadero, o una experiencia que querrás olvidar. Hay muchas ventajas de tener un compañero de piso o de habitación; sin embargo, también hay algunas desventajas a considerar.

La principal ventaja de tener un compañero de piso es financiera, pudiendo reducir el alquiler a la mitad, pero si hay más de 2 personas compartiendo un apartamento, el alquiler puede reducirse en tercios o más. Sin embargo, es importante verificar con la administración de la propiedad cuáles son las reglas para compartir el piso. Esta situación es ideal para inquilinos a los que les gustaría tener un apartamento más grande, pero que de otro modo no podrían pagar ese apartamento viviendo solos.

Una segunda ventaja de vivir en un piso compartido es la oportunidad de colaborar con las responsabilidades del hogar. Por supuesto, esto es solo una ventaja cuando ambos compañeros se apegan al plan acordado y hacen su parte regularmente.

Una desventaja significativa a considerar es que un compañero de habitación es sinónimo de poca privacidad. Cuando un inquilino tiene un compañero de habitación, no hay garantía de que el inquilino tenga tiempo para sí mismo mientras esté en el apartamento. Los límites y el respeto por la privacidad y el espacio son la clave del éxito del acuerdo.

La decisión es tuya. Valora las ventajas y desventajas de compartir un piso, para lograr tu gran sueño de vivir en Madrid.